Vivir con sólo medio cerebro

Archivo internet

La mitad de nuestro cerebro puede ser removido sin afectar aparentemente a nuestra personalidad o memoria.

La plasticidad cerebral es la capacidad del cerebro para adaptarse a los nuevos cambios. Esta fantástica habilidad del cerebro es mayor cuanto menor sea la edad. Esto explica por qué las secuelas que dejan algunas lesiones cerebrales en los niños suelen ser menores que las que se producen en la edad adulta. Es evidente que se trata de un mecanismo de supervivencia asombroso.