La horrible realidad de las salchichas

Imagen de archivo de foodandwineespanol.com

Cuando usted come una salchicha está ingiriendo los restos del animal, es decir, los pellejos, cartílagos, huesos, tripas, vísceras, sesos de reses, cerdos, pollos y pavos. Esto lo muelen hasta formar una pasta a la cual añaden cereales, conservadores y otras cosas, de esta forma la producción se abarata ya que únicamente requieren contar con 42% de proteína animal para que se puedan seguir considerando salchichas.

Los otros ingredientes que usualmente le agregan a las salchichas para mejorar su consistencia y sabor son agua fluorada, (porque el flúor le da una consistencia más suave al relleno) sal, almidón, sulfitos de potasio y sodio (permiten que la grasa y el agua se mezclen), jarabe de maíz o azúcar, saborizantes artificiales (como glutamato monosódico), colorante carmín, proteína de leche pasteurizada y nitrato de sodio.

Como puedes ver, las salchichas tienen muchos más ingredientes que únicamente las partes menos queridas (desperdicios) de un animal, y su contenido de grasas es alto, así que procura comerlas con limitación.