El olor y los sentimientos

Según la ciencia el olor de alguien puede influenciar mucho más su sentimiento por ella que la apariencia.

El sentido del olfato es, sin duda, nuestro mayor aliado para hacer frente al mundo que nos rodea. Nos sirve para relacionarnos con el medio. Los olores nos alertan, nos hacen huir o atacar, nos conectan con momentos de nuestro pasado y nos hacen revivir sentimientos y emociones. Cuando nacemos, lo primero que hacemos es seguir el rastro de la leche materna. Y, gracias a él, somos capaces de relajarnos solo con oler a nuestra madre. Así pues, podemos afirmar que el olfato es un sentido intrínsicamente relacionado con el instinto de supervivencia.

La química sexual es algo más que una manera de hablar acerca de la atracción. La sutileza de ciertas claves químicas son un componente más que determinan de quién nos enamoramos o quién nos atrae sexualmente. La mala noticia es que nuestro estilo de vida actual puede estar perjudicando nuestro atractivo sexual natural.

Sabía que iba a casarme con mi marido en el momento en que lo olí», dijo Herz. «Su olor me hizo sentir segura y al mismo tiempo activa, y estoy hablando de su olor corporal real, no colonia o jabón. Nunca me había sentido así con el olor de un hombre. Hemos estado casados durante ocho años y tenemos tres hijos, y su olor es siempre muy sexy para mí».

Las parejas siempre han dado testimonio de cómo el olor afecta a sus relaciones. «Una de las cosas más comunes que las mujeres le dicen a los consejeros matrimoniales es: no puedo soportar su olor».

“¿Puede alguien recordar el amor? Es como querer conjurar el aroma de las rosas en un sótano. Podrías ver la rosa, pero el perfume, jamás. Y ésa es la verdad de las cosas, su perfume” .

-Arthur Miller-