Los increíbles perros de Moscú

Foto de archivo de entretantomagazine.com

Los perros abandonados de Moscú aprendieron por sí solos a tomar todas las mañanas el metro en los suburbios de la ciudad y dirigirse al centro de la ciudad, una vez llegan allí, llegan a los puntos en los que les resulta más fácil alimentarse.

Su estrategia: cuando llegan a su parada se sitúan en los quioscos de comida de las calles más transitadas y siguen a los compradores que suelen sentarse en las proximidades. Los perros se acercan sigilosamente y ladran con la esperanza de que que se les caiga la comida que han comprado.  Una original y totalmente novedosa forma de cazar.

Otra adaptación es su capacidad para cruzar las calles con los semáforos en verde. Aunque los perros no ven en color son capaces de diferenciar las imágenes del semáforo.

Como curiosidad, se ha observado que les gusta jugar, en muchos casos se puede ver como saltan del tren en el instante que cierran las puertas. Este comportamiento sólo se observa cuando han comido y por pura diversión.

También juegan con los niños y adultos, y no se ha observado un comportamiento peligroso con personas en estos animales